El juicio de Judas Priest



En un día como hoy (24 de agosto), pero de 1990, la corte de Nevada declaró que el grupo Judas Priest son inocentes de los cargos que los acusaban de mandar mensajes subliminales haciendo que dos jóvenes, James Vance de 20 años y Ray Belknap de 19 años, se suicidaran después de (supuestamente) haber escuchado varias canciones del album Stained class.

Las familias de los muchachos demandaron un pago de $6.2 millones de dólares por parte de la banda argumentando mensajes ocultos en sus canciones, en las que supuestamente dicen cosas como "do it" y "let's be dead" cuando son tocados al revés.
Al término del juicio Rob Halford dijo “Aceptamos que a algunas personas no les guste el heavy metal, pero no podemos permitirles convencernos que es negativo o destructivo. El heavy metal es un amigo que le da satisfacción, alegría y gozo a la gente y los ayuda en momentos difíciles.



Las pruebas indicaron que las canciones de la banda no tenían nada que ver con sus muertes, ya que los chicos, en diciembre de 1985, se embriagaron y en ese estado Belknap se disparó con una escopeta muriendo al instante y acto seguido Vance hizo lo mismo, pero sobrevivió con el rostro desfigurado muriendo tres años después por sobredosis de analgésicos.

Poco después del veredicto, Judas Priest lanzó Painkiller, que sería el último disco con Rob Halford hasta su regreso a la banda en 2004.

Previous
Next Post »