Guns N' Roses: 30 años devorando la destrucción

Por: Prince Lizzy


¿En verdad necesitas escuchar más de 5 seg para reconocer la canción 1? o ¿Necesitas ser todo un conocedor de rock para identificar la portada? No lo creo y menos cuando se trata de uno de los discos más icónicos y celebrados de todos los tiempos, con esto no quiero decir que sea el mejor de la historia ni nada que de manera recalcitrante pueda tocar las fibras sensibles de los queridos puristas, detractores y “haters”

El 21 de Julio de 1987 bajo el sello de Geffen Records y producido por Mike Clink, los Guns N' Roses debutaban de manera oficial, formal, profesional o como le quieran llamar con su placa titulada “Appetite For Destruction”, un disco que no solo les abriría la brecha a la fama mundial también les brindaría un sello con personalidad que ni ellos mismos contemplaban o tenían en mente.
Intentaré darles algunas impresiones personales acerca de este material y de no tocar a fondo su trayectoria ni desviarme con temas que puedan cortar el hilo conductor del texto, ya que es una de las bandas más queridas y me estoy arriesgando a cometer sacrilegio ante sus fans férreos, así que mis amigos lo que lean a continuación son mis impresiones personales y jamás demeritando o enalteciendo sin fundamento.

12 canciones: Alto voltaje, alto volumen, alto poder y creo qué alto todo.  Uno de esos discos elaborados a base de riffs y pasajes característicos no solo basándose en el recurso de la guitarra, esos que se te quedan en la mente por un largo tiempo, para algunos 3 décadas y contando, no es para menos.
El Sr. Izzy Stradlin era un genio y se le daba con facilidad, tanto así que desde el principio impregnó ese sello característico en cada una de las canciones, las letras a mi parecer y sin indagar no son ni profundas, poéticas o demasiado inteligentes como intentan hacerlo otros artistas que de verdad admiro por eso, pero eso sí, tenían un mensaje claro con contundencia y en resumen se trataba de detonar todo eso que vivía dormido en tu interior para expulsarlo de la manera que fuera. Al final los músicos siempre escriben de una forma, hacen guiños, ocultan mensajes o dejan pistas sobre cosas que solo ellos saben o sienten y nosotros los fans lo entendemos de otra muy diferente.

Ahora, sumen la imagen de vagos como aparecen en la fotografía de la espalda del álbum, una actitud callejera y rebelde real, y al decir real es con toda la extensión ya que hoy en día esas características antes mencionadas son imitadas por chicos que lo tienen todo y ellos en ese tiempo no tenían nada, mucho talento, porque claro que lo tenían, bastante hambre y nada que demostrarle a nadie, solo debían ser desenfrenados y desequilibrados.  Así esa loca mezcla dio como resultado una bomba sonora de magnitud destructiva (Welcome To The Jungle, It's So Easy, Nightrain, Mr. Brownstone, Paradise City, My Michelle, Sweet Child O' Mine y Rocket Queen) fueron desde esa época y son en la actualidad la base de su set-list; imagínense que tan bueno es el disco para que 8 de 12 canciones deban tocarlas casi obligadas.

Un Axl Rose con toda esa furia en su voz tan nasal, un Izzy muy creativo y abierto, la base súper sólida y contundente con Steven Adler y Duff McKagan y sí aunque nos moleste o irrite; el estilo con ese “feel” peculiar de Slash, es por esto y más que la mayoría lo considera el line up legendario ya que sin estos 5 cráneos postrados sobre una cruz como lo muestra el arte frontal de dicho material difícilmente el resultado fuera el que conocemos y es que nada ocurre por casualidad, tan así es que se ha vuelto un referente generacional, para quienes lo vivieron intensamente en esos momentos y hoy deben tener unos 45 años, algunos treintañeros vivieron una parte y los más jóvenes hoy son capaces de escuchar los mitos como suele pasar con estos casos; no dudo que otro par de generaciones tomen el disco y se vuelvan locos en la segunda canción.

Hace un par de años se esparcía el rumor de una reunión, cosa que terminó ocurriendo no sé si a medias o no pero cerro ese ciclo horroroso de Axl + Sus Amigos usando el legendario nombre; en mi caso pude verlos y a pesar de que los odio y amo puedo decirles que fue uno de los conciertos más divertidos de mi vida porque la lluvia nos permitía hacer locuras que en la actualidad ya no ocurren debido a ese impulso tonto de sacar el Smartphone todo el tiempo y sí, en efecto comprobé que las canciones antes citadas eran obligadas sin negar sentir ese escalofrío recorrer el cuerpo con el riff de bajo de its so easy porque es un verdadero trancazo, por lo menos 3 canciones del “Appetite” son super hits, todo guitarrista amateur y profesional intentó o tocó en algún momento Sweet Child O Mine, a excepción de mi hermano Red McClane, ese tipo se sabía hasta las rolas que ni los mismos Guns habían escrito aún, lo diré siempre, gracias a él llegué a odiarlos pero jamás dejar de escucharlos, un material que sin duda se queda en la historia de la música contemporánea bien amalgamado y con su lugar fijo.

30 años con la cuenta abierta porque siguen activos y los chavitos de hoy en día también muestran agrado por materiales de esa calidad, un verdadero gancho, una joya que te transporta a esa ciudad paraíso con aroma del ambiente plagado de excesos, a la excentricidad de los años 80´s algo que será inmortal y que de una u otra manera todos en alguna parte de nuestro camino le aprendimos, quisimos imitar pero jamás igualar, sigamos celebrando la todavía vida de los Guns N' Roses.



El autor:
Prince Lizzy es bajista del grupo Blackbird y lo pueden localizar en Facebook y Twitter.
Previous
Next Post »