Joaquín Sabina en el Auditorio Nacional (1997)



Aquel 24 de abril de 1997 vino Joaquín Sabina para presentarse en el Auditorio Nacional promoviendo la gira "En paños menores".
Fue la primera vez que Danny y yo iríamos juntos a un concierto masivo.

En la escuela nos vimos una mañana un mes antes del concierto y yo le regalé dentro de una caja de Pulparindos (golosinas de tamarindo) los boletos que usaríamos en abril para celebrar nuestro primer aniversario de novios.
 Como siempre las cosas no se sabían si iban a realizarse, ya que en su casa no le daban muchos permisos y salir con alguien era casi como escapar de la cárcel de Alcatraz. Así que cruzábamos los dedos deseando que nada pudiera evitar ir a ver al cantante español.

Esa noche se pudo ver y oír a un Sabina sencillo, básico, de raíz. Acompañado como siempre con las guitarras de Pancho Varona y Antonio García de Diego, los coros y percusiones de Olga Román, y en ocasiones las melódicas notas de un piano.
Justo como lo planeó, sin pantallas, sin grandes teatralidades: desenchufado (unplugged como le decimos los de la Generación X)
Su voz aguardientosa, desnuda y cálida que ha tomado cuenta de los tragos y el tabaco nos llevó a esos lugares de trovadores de antaño.  Y me refiero a esos lugares de Chicago en los 30s, Andalucía en los 40s o París en los 50s con sus claras imágenes que llegaban a mi mente de las peñas de los 60s en México que uno ve en esos viejos programas de "chavos de onda" cantando canciones de protesta e interpretando a Milanés, Serrat o Silvio Rodríguez.

También fue divertido el rock and roll en acústico de canciones movidas como El rock and roll de los idiotas, No soporto el rap (que habría estado genial que invitara a Manu Chao) y Ruido.

En palabras del propio Sabina: “Ante el público que me apoyó, el que me pudo escuchar fuera del metro, tocando mi guitarra, que es lo que más quiero en la vida; para los que sintieron La Mandrágora, para los que dijeron que me había perdido, para ellos es este concierto acústico que hago por gusto y por última vez”.

Danny y yo sentados en el balcón del Auditorio Nacional, fuimos testigos de una noche deliciosa de canciones viejas (que para mí eran muchas nuevas y para ella no tanto) acompañadas de nuevas piezas de su reciente disco Yo, Mi, Me, Contigo.

Para terminar, tocaron Por el bulevar de los sueños rotos (que me gusta mucho) y terminó con Y nos dieron las diez (que es de las canciones que menos soporto).

Como dato curioso, se había anunciado que Julieta Venegas abriría el concierto, pero la cantante nunca se apareció en escena.



SETLIST:
01. Más de cien mentiras
02. El rock and roll de los idiotas
03. No soporto el rap
04. Ganas de…
05. Jugar por jugar
06. Corre, dijo la tortuga
07. ¿Quién me ha robado el mes de abril?
08. Amor se llama el juego
09. A la orilla de la chimenea
10. Así estoy yo sin ti
11. Y sin embargo
12. Eva tomando el sol
13. Eclipse de mar
14. Tan joven y tan viejo
15. Princesa
16. Y si amanece por fin
17. Amores eternos
18. La canción de las noches perdidas
19. Medias negras
20. Esta noche contigo
21. Esta boca es mía
22. El joven aprendiz de pintor
23. Incompatibilidad de caracteres
24. Viejo blues de la soledad
25. Ruido
26. Peor para el sol
27. Conductores suicidas
28. A la sombra de un león
29. Calle melancolía
30. Por el bulevar de los sueños rotos
31. Y nos dieron las diez

¿Quieres saber quién más tocó en México en 1997? Mira el Calendario de conciertos 1997 de Deimos 101


Joaquín Sabina con Viuda e Hijos
Previous
Next Post »