Adiós a Luke Perry



Hoy se ha ido uno de mis héroes.

Desde muy niño siempre me llamó la atención la rebeldía, el rock n' roll, ser contestatario o ir contra las reglas. Las estrellas de rock como Guns N' Roses, Mötley Crüe, Billy Idol tenían ese look que enganchaba conmigo.

Recuerdo que esas imágenes de James Dean con su chamarra de cuero, Elvis con su peinado o Johnny Depp con actitud rebelde en 21 Jump Street eran como las figuras a seguir.
Incluso Richie Valens en La Bamba era una gran figura y hasta Richard Grieco en la serie Booker traía ese feel (Hot in the city de Billy Idol era la canción de intro).

Vino 1991 y llegó un personaje que capturó a todos esos: Dylan McKay.
Beverly Hills 90210 había reunido a un cast de actores juveniles que capturaran las diferentes formas de ser de la juventud del momento. La niña nerd, la chica rica, la dulce provinciana, el que viene del campo, el que aspira a la fama, el hijo de divorciados...  Había un personaje para identificarse y el mío era el interpretado por Luke Perry. De cierta manera, sentía que había algo en McKay que veía reflejado en mí.

Le gustaba la fiesta, el rock and roll, las motos, los autos rápidos, el surf, las chicas, estar solo y no le importaba lo que los demás pensaran.
Dylan era el prototipo de un tipo cool.

Llegar en las noches después de ver a los amigos a encender el televisor en Canal 5 para ver la serie favorita del momento o quedarme en casa por la tarde y salir a la calle sólo hasta después de acabado el capítulo era algo normal.
Recuerdo que en varias ocasiones veíamos la serie juntos mi hermana, su novio y yo.  Era un momento de convivencia.

Muchos años más tarde volví a ver toda la serie de principio a fin. Era 2012 y yo trabajaba en una empresa llamada Dantec y me tomaba una hora diaria para ver un capítulo de la serie en Netflix.
Recordar las peleas de Dylan, sus borracheras, sus relaciones con los personajes de Shannen Doherty, Jennie Garth y Tiffani-Amber Thiessen eran oro.

Recuerdo que en aquellos años 90s salió la película Buffy the Vampire Slayer con Kristy Swanson y Luke Perry. La verdad es que no era muy buena película y nada memorable para mí, pero el personaje de Luke (Oliver Pike) resultaba interesante.

Por ahí de 2011 salió una película llamada Redemption Road que hablaba de un guitarrista de blues endeudado en la que Luke Perry tuvo un papel, pero hasta la fecha me he quedado con ganas de ver.

Durante años Luke Perry fue uno de mis favoritos y desgraciadamente él ya no podrá ver el estreno de Once Upon a Time in Hollywood que vio su última participación en cine. Una película dirigida por Quentin Tarantino y protagonizada por Leonardo DiCaprio, Brad Pitt y Al Pacino y que será estrenada en julio de este año.
Y su partida llegó justo en la puerta del estreno de una "nueva temporada" (por así decirlo) de Beverly Hills 90210.

52 años es muy pronto y lamento la partida de Luke. Ahora sólo nos queda verlo en Riverdale por última vez.

¡Un brindis por Luke Perry!







Previous
Next Post »